¿A qué nos enfrentamos?

Según las Naciones Unidas el mundo enfrentará un déficit de agua del 40% para el 2030.
¡Es indispensable tomar acciones hoy para tener agua mañana!

1. Comunidades sin agua

Más de 10 millones de mexicanos no cuentan con servicio de agua. Sólo en el DF al menos 250 mil personas viven sin conexión a la red, y millones más tienen un servicio intermitente o reciben agua contaminada.

Un sistema de captación puede dar agua de muy alta calidad, y abastecer a una familia durante 5 a 12 meses cada año. ¡Con un buen diseño puedes obtener agua para uso general en el hogar, hasta para beber!

2. Inundaciones

Cada temporal la Ciudad de México sufre grandes inundaciones debidas a la saturación de los drenajes por la enorme cantidad de agua de lluvia.

¡Con la captación de lluvia, podríamos lograr que esta agua, en vez de contaminarse y saturar drenajes, llene millones de cisternas!

3. Hundimiento de la ciudad

En la Ciudad de México, el 70% del agua que usamos viene del subsuelo. ¡La extraemos de forma tan desenfrenada que la ciudad se ha hundido 10 metros en los últimos 100 años!

Captar la lluvia cuando ésta cae nos permite reducir la cantidad de agua que debemos extraer, alentando y quizás eventualmente hasta deteniendo, el hundimiento de la ciudad.

4. Disminución de acuíferos

La Ciudad de México está categorizada como la tercer ciudad con mayor estrés hídrico en el mundo. Esto es porque extraemos de los acuíferos y ríos mucha más agua de la que los vuelve a recargar. Si mantenemos este ritmo, nuestras fuentes se acabarán en un futuro no muy lejano.

Si los edificios y techos de la ciudad captaran la lluvia en vez de mandarla al drenaje, podríamos extraer menos agua del subsuelo en temporada de lluvias y permitir que el acuífero descanse y se recargue mejor. Necesitamos llegar a un balance hídrico con el acuífero para asegurar que nos pueda dar agua durante la temporada seca.

5. Gasto de energía y recursos

El 30% del agua de la red en la Ciudad de México proviene del sistema Lerma-Cutzamala, cuyas aguas deben ser bombeadas 150 km de distancia y 1 km vertical desde sus cuencas fuera del Valle de México.

¡La energía requerida para bombear toda esta agua es parecido al consumo total de la ciudad de Puebla!

En las zonas donde el abasto por la red es mas deficiente, la captación pluvial se vuelve de enorme importancia, evitando la compra de miles de pipas al año, ahorrando grandes cantidades de energía, dinero y recursos a las familias y las autoridades responsables de abastecerlas.

6. Cambiando Paradigmas del Manejo de Agua

“Es inconcebible que aquí, donde nos estamos ahogando en lluvia e inundando, al mismo tiempo nos estamos quedando sin agua para beber”.

José Luis Luege Tamargo, Director Conagua (2006-2012).

Trabajamos para impulsar la captación de lluvia y aprender a hacerlo de la forma más eficiente posible, así desarrollándola al punto en que pueda ser incorporada de forma efectiva a la infraestructura hídrica de nuestra ciudad.

Para conocer más a profundidad el problema visita nuestra pluvioteca en donde encontrarás documentos sobre el tema.

¡Conoce más!